El Borussia prepara una doble trampa: enjaular a CR7 y encender a la afición