El Bernabéu vivió una tarde sin fútbol