El Bernabéu comienza a mirar a Coentrao con buenos ojos