Los cracks blancos, en plena forma