'Barra libre' de coches para los merengues