Bale y su primer corazón blanco