Gareth Bale se convirtió en el salvador de un Madrid desquiciado en Córdoba