La ansiedad es la culpable de la lesión de Bale