La seguridad del Madrid avisó a Bale de los agresores pero el galés no se enteró