Gareth Bale, el gran señalado por afición y compañeros: chupón, descentrado y ausente