El gol de Bale en la Copa parece justificar los 100 millones que costó al Madrid