Bajón físico, rotaciones, intensidad... las asignaturas pendientes de Carlo Ancelotti