La BBC y el 4-4-2: una mezcla letal que Ancelotti utiliza poco a pesar de los datos