Ancelotti ha tirado de la política de rotaciones con sus cuatro laterales