Ancelotti debe ahora la encajar las piezas que le ha dado Florentino Pérez