El Allianz Arena de Múnich pareció por momentos un pequeño Bernabéu