La Policía blindó Vallecas en el primer partido tras la muerte del ultra Jimmy