Aguirretxe mantiene vivo el sueño europeo de la Real Sociedad