El Rayo vuelve a ver el sol