Paco Jémez pierde los papeles y se encara con unos aficionados culés