El póker de Alberto Bueno, una proeza a la altura de la de Bebeto con el Deportivo