El portero del Racing de Santander B no tiene dinero ni para dormir en una cama