Esta es la cara que se te queda cuando pagas 7.000 euros por una entrada