Puyol y Villa vivieron la final desde la grada