El punto más caliente para reventar el Clásico: la rotonda a 150 metros del hotel de concentración del Real Madrid