‘Sí se puede’, el lema que no siempre se cumple