La juventud y el prometedor futuro de Ter Stegen ganan el pulso a Claudio Bravo