Los problemas de Kranevitter y Carrasco para sacar sus coches de un parking