El principito de Francia quiere ser rey tras meter a su país en la final de la Eurocopa