El presidente del Eibar practica en el campo de tiro el asalto al Barcelona