Los precedentes de los goles fantasma: el equipo no suele ser compensado