El portero del Sutton que se comió un bocadillo será investigado por posible fraude con una apuesta