De portería a portería… ¡golazo!