La plantilla sevillista coincide en su discurso: el árbitro les perjudicó en el Bernabéu