La plantilla madridista se conjura y elabora la ‘receta anti-crisis’ para volver a ganar