La conjura de Piqué: Organiza una cena con los jugadores a la que no asistirán los técnicos