La pesadilla de Anoeta, otra vez