El periodista Craig Burley, obligado a tatuarse la cara de Torres por su doblete al Madrid