El partido perfecto del Barça: taconazos, recuperaciones y la magia de la MSN