La volea perfecta de Bale fue el gol más rápido de la historia del Madrid en Champions