La mirada perdida de James en el banquillo, el cabreo de Zidane y las risas de Arbeloa