La peor versión del Barcelona en Málaga