El árbitro pidió presencia policial minutos antes de la lamentable pelea entre padres