El partido ‘incómodo’ del Barça en Munich