El partido empezó con las protestas del Barça pero acabó con las del Athletic