El partido de vuelta congregó a 6,5 millones de telespectadores y rozó el 50% de cuota de pantalla