Un padre huye con su hijo en brazos en la grada de Marsella