Un mermado Real Madrid afronta una difícil salida a Pamplona