El Granada, a un paso de la salvación