Osasuna no levanta cabeza y se queda colista